Asuntos legales: rituales que pueden ayudar

Asuntos legales: rituales que pueden ayudar

Asuntos legales: rituales que pueden ayudar

Asuntos legales y cuestiones relacionadas con la justicia pueden zanjarse con la ayuda de algunos hechizos y rituales apropiados.

Asuntos legales que atender se nos presentan seguramente más de una vez en la vida, ya sea una herencia, una multa, cuestiones administrativas, infracciones civiles y desafortunadamente en algunos casos, hasta juicios penales por un delito grave. En estos casos en que los Asuntos legales nos ocupan (y nos quitan el sueño!) se pueden hacer determinados rituales y hechizos que servirán para ayudar, agilizar y resolver los casos judiciales que nos toquen en suerte.

Similar al hechizo para acallar una persona, los hechizos con hielo o congelación son frecuentes en los Asuntos legales. Entre los más utilizados podemos encontrar el que se realiza utilizando una foto de la persona que se desea callar, se coloca en vinagre puro, se agregan ajíes, chiles, jalapeños o pimienta roja y se agrega al recipiente una buena cantidad de hielo, mientras se queman velas marrones durante nueve noches. El hielo evita que se echen a perder las cosas y la congelación de sus palabras.
También se puede mojar la fotografía de la persona en vinagre, agregar los ajíes, se envuelve en papel aluminio y se lleva al congelador. Por lo general se queman velas marrones durante nueve noches y el día de los alegatos o en que esa persona deba hablar, se queman velas 24 hs.  antes de manera constante hasta que pase la sesión.
En caso de que se necesite que la persona diga la verdad, se utiliza agua bendita en lugar de vinagre y siempre detrás de la foto (o el papel con el nombre) se escribe el deseo, ya sea “cállate” o “Di la verdad”.
Además se puede agregar alcanfor y un poco de sal gruesa al preparado para aumentar la protección.

Para qué un abogado sea elocuente y brille argumentando nuestra defensa en los asuntos legales, deben  llevarse a la corte algunas flores de Margarita o caléndula y si es posible colocar una en el bolsillo de la persona.
Para causar confusión a sus enemigos, puedes añadir un pocillo de semillas de mostaza negra o semillas de amapola negras a una bolsita de tela marrón.
Para protegerte contra la calumnia, el chisme, y las falsas acusaciones, lleva unas cuantas astillas de corteza de olmo en tu bolsa de conjurar.
Para la vestimenta en la corte cuando se traten tus asuntos legales, es recomendable utilizar prendas marrones para las grandes piezas y de color amarillo para algunos detalles, como bien podrían ser los calcetines, la ropa interior o algún pañuelo.
Una antigua tradición mágica establece que hay que hervir un trozo de jengibre en agua muy azucarada hasta que esté tierna y dulce, quemando una vela marrón mientras se hace la cocción. Luego en la corte, para influir en la decisión del juez, se debe masticar el trozo de jengibre y arrojar disimuladamente escupiendo directamente al suelo un trocito, lo más cercano a la posición del juez dentro de lo posible. La historia cuenta que si uno arroja un pequeño bolo justo en el lugar por donde el juez va a caminar y pasa por encima de lo que hemos arrojado, estará obligado a declararte inocente.
Del mismo modo podría influirse en la decisión del juez o el jurado, llevando un pequeño frasco con un trozo de jengibre y lleno de miel.
Como la miel se utiliza en casi todos los hechizos para endulzar personas, para poder influir sobre miembros de la corte, abogados o testigos que participen de los asuntos legales, se puede preparar de antemano un frasco de miel en donde se agregarán fotografías de las personas o papeles con sus nombres completos. Se coloca el frasco junto a una vela de color marrón que debe arder hasta consumirse completamente, pero antes de que se apague hay que sellar el frasco repartiendo cera sobre la tapa como si fuera un precinto de seguridad.
Si los asuntos legales fuesen por dinero, pueden existir dos situaciones: que debamos pagar algo o que deben pagarnos a nosotros.
Para el primer caso, si queremos evitar pagar un dinero que creemos injusto, hay que quemar un billete de dólar, colocar las cenizas en un platillo y mezclar con unas hojas de Margarita o caléndula previamente secas y molidas como polvo. Esta preparación se arrojara en pizcas en el recinto donde se trate la cuestión.
Si queremos hacer que nos paguen deberemos llevar una bolsita de tela verde en la que hemos colocado dos o tres flores frescas de Margarita, hojas de menta, hojas de albahaca, una pizca de canela en polvo y un billete de curso legal.
Para potenciar la destreza de nuestro abogado, debe llevarse una bolsa de tela roja a la que habremos agregado un poco de tabaco, pimienta blanca, limaduras de hierro, alguna hierba como raíz de Juan el conquistador o cordones de los zapatos del diablo, pero si no es posible conseguir esto, bastará con agregar algunas espinas de alguna planta o un árbol espinoso. También puedes agregar como en los otros asuntos legales que vimos, unas hojas de Margarita o caléndula y polvo de corteza de Olmo.
Para casos de personas que deban testificar es muy útil arrojar una pizca de polvo de semillas de mostaza negra sobre las prendas de los testigos que deseamos que fallen, que se confundan, o no sean relevantes a los ojos del juez. Esta pizca no hace falta que la arrojes tu, puede hacerlo alguna persona que te acompañe, acaso un familiar.
Si por el contrario, si deseamos que el testigo sea de valor para nosotros y su testimonio sea considerado muy importante, deberemos arrojar sobre sus prendas una pizca de polvo de semillas de mostaza, pero en este caso mostaza blanca.
Un antiguo hechizo para mantener la policía lejos de tu casa, alguna agencia investigadora o un investigador privado curioso, consistía principalmente en América en colocar una moneda de cobre en una de cuyas caras estaba tallada la cabeza de un indio. Esta moneda se colocaba afuera de la propiedad, sujeta a la pared con dos clavos bien grandes, que se clavaban hasta la mitad y se doblaba la otra mitad sobre la moneda para sujetarla, formando una Cruz sobre la moneda. Se cuenta además que si los clavos estaban oxidados, causarían sufrimiento sobre el curioso. Como sea vuelto muy difícil conseguir ese tipo de monedas, alguna variantes de este truco consiste en clavar una imagen o una estatuilla de un indio (pueden servir perfectamente los pequeños hombrecitos de plástico que los niños utilizan para jugar a los soldados) se lo ata completamente con hilo de cobre y se lo clava a la pared con dos clavos como ya mencionamos.
Otro hechizo poderoso para que los asuntos legales se caigan, un jurado falle favorablemente, los testigos testifiquen correctamente o simplemente ser sobreseído del caso, consiste en anotar en un papel marrón el nombre de todas las personas que participan, se agregan luego tres plumas de cualquier ave, tres plumas de gallo negro y se hace un rollo con el papel y esos elementos dentro, atándolo con una cinta roja y una cinta verde. Este hechizo debe enterrarse y se coloca encima de lo enterrado tres frutas frescas. Cuando las frutas se pudren se reemplazan por otras nuevas, así hasta que los asuntos legales se concluyen.
Un hechizo vudú muy fuerte para que alguien sea declarado culpable, es colocar en una bolsa de tela negra de huesos de pavo o pollo, sangre o cabellos de la persona, semillas de girasol, raíces de una planta de laurel, ortigas y espinas de cactus. La bolsa se ata con un cordón del zapato del diablo y todo el hechizo debe hacerse un día sábado por la noche a la luz de la luna llena.
Por último, también de la tradición vudú, nos llega este hechizo para que alguien que nos acusa deje de molestarnos y retire las demandas:
se debe tomar de la tierra directamente una cebolla que crezca en tu propiedad, hacerle un tajo con un cuchillo y colocar dentro un papel con el nombre de la persona, luego se atraviesa con un gran clavo oxidado. Se toma la cebolla en las manos ordenando a la persona retirar la demanda y que deje de molestar, de una manera enérgica que incluye proferir algunos insultos sobre la persona. La cebolla deberá ser arrojada luego sobre la propiedad de la persona, o en terrenos linderos. Si esto no es posible, deberá dejarse en un cruce de caminos alejado de la ciudad.


Comments
  1. Posted by Tiziana Prado
  2. Posted by Monica

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.