Qué hacer con los restos de los encantos 4

Un hechizo para ser exitoso tiene que cerrarse de la manera apropiada

Un hechizo para ser exitoso tiene que cerrarse de la manera apropiada

Un hechizo para que funcione, debe finalizarse correctamente y ser colocado en el lugar que corresponda según el encanto que se ha practicado.

Un hechizo para ser exitoso tiene que cerrarse de la manera apropiada, no basta arrojar los restos o los elementos resultantes por allí o tirarlos a la basura. Dependerá de para qué hemos realizado el ritual, la manera que lo finalicemos.
Cuando hablamos de finalizar, también incluimos aquellos hechizos que se cumplieron, funcionaron bien, y ahora debemos deshacer una vez logrado su cometido.

Seguimos con nuestra guía para ver la disposición de hechizos en árboles y en cursos de agua.

DISPOSICIÓN EN UN ÁRBOL:
Ciertos hechizos específicos se suelen establecer mediante el despliegue o disposición de objetos en un árbol. Las colocaciones más comunes son el entierro en las raíces del árbol, el entierro en un árbol hueco, el ocultamiento en la corteza o follaje de un árbol, y la suspensión por una cadena o cintas en las ramas de un árbol. Los árboles también se utilizan para dispersar los malos elementos.

La colocación de los elementos en las raíces, en el hueco o la corteza de un árbol todas tienen el efecto de ocultar y disimular el hechizo y por lo tanto estos lugares están más a menudo utilizados para un hechizo para cosas negativas o con malas intenciones. Por ejemplo, para trabajar un conocido hechizo de mala suerte y molestias físicas que se realiza con una  botella que “detiene” el buen funcionamiento de los órganos vitales de un enemigo, u obtener fluidos o desechos que se agregarán a una botella que tiene objetos adicionales que simbolizan el dolor o las molestias, tales como alfileres, agujas, clavos oxidados, vidrios rotos, etc. En un hechizo para estas intenciones tan negativas, La botella se enterrará en las raíces de un árbol, normalmente en el ángulo o cavidad que forman la unión de dos raíces. Estos hechizos son generalmente muy perjudiciales y se pueden considerar trabajos de magia negra, y dependiendo como se ha realizado y qué elementos se han utilizado, el enemigo padecerá consecuencias mientras no encuentre el objeto oculto. Es igualmente nocivo que un entierro en cementerio, pero más directo de alguna forma ya que está en los propios terrenos y el propio árbol de la persona.
En caso que tú te encontraras con algún objeto extraño, paquete, botella o atado de trapos, no deberás tocarlo directamente sino que deberás juntarlo con alguna pala o pinza y proceder a “desactivarlo” generalmente por la vía del fuego.
En líneas generales, un hechizo para causar daño físico se enterrará en las raíces, un hechizo para causar daño económico se esconderá entre el follaje o los frutos y un hechizo para causar daño amoroso se ocultará en la corteza.
Desde ya que desaconsejo hacer cualquier tipo de rituales de esta clase, si describo todo esto es más que nada para que sepáis que encontrar algo en un árbol, oculto o enterrado, no es nada bueno.

En contraste con los hechizos ocultos destinados a dañar a un enemigo, los hechizos de botellas suspendidas por cuerdas, cadenas, cintas o sogas de las ramas de un árbol son a menudo parte de un rito positivo, que tiene que ver con deseo, decisiones o pedidos de protección o prosperidad.  Hacer estos hechizos de botella son para un deseo personal de quien lo hace, y generalmente se colocan suspendidos a la vista de todos los transeúntes que pasen por allí. Un hechizo para este motivo se realiza con las hierbas apropiadas y suelen agregarse brillos, vidrios de colores, o metales muy pulidos.
Una modernización muy conocida de este tipo de hechizo de buenos deseos es el que todos los años armamos en casa, solo que ahora lo llamamos “árbol de navidad”, el método y el propósito es el mismo.. Además de que conceden deseos, los hechizos colgados en los árboles a la vista también pueden funcionar como amuletos para fascinar a las brujas y mantenerlas fuera de la propiedad de uno. En algunas regiones, ciertos árboles individuales se vuelven famosos por su poderosa ayuda en la concesión de deseos y mantener fuera las maldiciones y así se convierten en “botella-árboles”, colgados y decoradas con decenas de hechizos de botellas colocadas allí por uno o varios individuos continuamente.

Una variante de la conocida “limpia del huevo” en la que se pasa un huevo crudo por el cuerpo de una persona o el propio para que absorba cualquier mala energía o trabajo de magia, y que luego se parte y se coloca en un vaso de agua para ver ciertas formas o figuras, una variante, decía, es que cuando el huevo se pone oscuro al pasarlo, no debe abrirse sino que debe ser arrojado contra un árbol para que éste absorba y se transfiera toda esa negatividad. Es muy probable que a partir de allí el árbol se desmejore y muera.

DISPOSICION EN AGUA CORRIENTE:
El agua corriente no sólo lleva los elementos negativos a distancia, también es vista como una purificación y una sustancia sagrada en su propio derecho. Los malos espíritus no pueden cruzar el agua corriente, lo que hace que sea un excelente medio para la eliminación de los materiales utilizados en los hechizos que implican la invocación y la ayuda de las entidades sobrenaturales. Además de estos usos, el agua , agua natural, sobre todo fresca, es también un componente importante en la utilización  de baños espirituales y rituales de lavados de piso realizados para la curación, purificación personal, la eliminación de maleficios, descruzar trabajos, y generalmente aportando un gran bienestar energético.

La inmensa mayoría de rituales que involucran deseos personales, siempre de bienestar y positivos, se concluyen con una disposición en el agua, ya que por un lado está el pedido en sí y por otro es quitar toda influencia negativa, mala energía, interferencia negativa de terceros o entidades espirituales. De este modo, el deseo ha sido lanzado con un hechizo para una mejora personal y se cierra arrojando los elementos al agua para que esta se lleve cualquier posible negatividad que pudiera haber.
Un hechizo muy conocido y muy simple es el de las 7 semillas o 7 frijoles, en que se llevan 7 semillas por 7 días en el bolsillo (algunas personas comienzan poniendo 1 semilla el primer día y van agregando de a una cada día, otras llevan las 7 semillas desde el principio) En el séptimo día, se puede ir a un río, manantial o arroyo y hacer su voluntad “en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo”, entonces lanzas las semillas o frijoles por encima de tu hombro izquierdo en el agua, y te marchas a pie, sin mirar atrás. Las semillas pueden ser de cualquier tipo, dependerá de qué cosa ha sido pedida, un ritual para el amor llevará semillas de rosas, un ritual para el dinero serán de canela, albahaca o menta. Puede servirte de orientación esta guía de hierbas mágicas.

El agua corriente de un río o arroyo también sirve en un hechizo para hacer que alguien se marche de la ciudad, trabajando de forma muy parecida a los hechizos de cruce de caminos.
Los hechizos en el mar, por ejemplo sirven para atraer o para alejar, dependiendo de las mareas: si se quiere acercar algo deberán lanzarse los elementos durante la marea alta y si se quiere alejar algo se hará en la marea baja, sirviendo esto también como una forma de mandar a distancia algo, no necesariamente negativo, pongamos por caso que deseas enviar amor y bienestar a una persona lejana, pues lo harás enviándolo por medio de la marea baja para que el mar lo lleve, así que esta función es dual, sirve tanto para desprenderse de algo negativo como para enviar cosas, negativas o positivas a otros a la distancia.

En las zonas cercanas a los estuarios de marea o a lo largo de la orilla del mar, se pueden disponer los hechizos de intención destructiva que emplean un hechizo de botella flotante. Estos objetos flotantes aprovechar el movimiento cíclico de las mareas para producir un efecto cíclico de largo plazo. Por ejemplo, las preocupaciones personales del enemigo se ponen en una botella con cosas típicamente nocivas tales como agujas, alfileres y clavos. La botella flotando es arrojada a las aguas de las mareas en el océano o desembocadura de un río en el que suben y bajan dos veces en cada veinticuatro horas, y por lo tanto será la suerte de su enemigo este continuo flujo y reflujo. Si la intención es atormentar o enloquecer un enemigo, por ejemplo, él o ella experimentarán tiempos de calma depresiva con manía furiosa. Si la intención consiste en las finanzas, el enemigo sufrirá subidas y bajadas continuas de la fortuna monetaria.
De más está decir que estos hechizos son muy negativos y que además suelen hacerse pequeñas perforaciones en la tapa para que la botella se hunda lentamente, esto hará una ruina paulatina del otro hasta el hundimiento final.

Para los hechizos “buenos y normales” que cualquier de nosotros puede realizar y que deban disponerse en agua, bastará con envolver los elementos empleados o los restos resultantes en un paño o paquete de tela blanca o papel blanco y arrojarlo al agua por sobre el hombro izquierdo, de espaldas al agua, y alejarse sin mirar atrás. No importa si es un hechizo para algo bueno o algo malo, la disposición y arrojo se hace de esa manera. Por supuesto, debes de cuidar de no arrojar nada tóxico, como el mercurio que se usa en algunos rituales.

Continuaremos mañana con esta guía hablando sobre la eliminación por fuego y otras disposiciones, hasta mañana!!


Opt In Image
EL MAS COMPLETO LIBRO DE MAGIA BLANCA
El "Manual de los Maestros Hechiceros" ha sido creado por el Maestro Esteban Portela.

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.