Qué hacer con los restos de los encantos 5

Rituales para disponer en fuego

Rituales para disponer en fuego

Rituales para fines positivos o intenciones negativas tienen diferentes cierres o conclusiones, pero siempre deben finalizarse para que sea efectivo.

Rituales para dinero o para el amor se realizan de forma diferente y se concluyen también de distintas maneras, y no sólo para que la intención p propósito del mismo se cumpla, sino que también una vez que se ha cumplido muchos de ellos deben eliminarse o romperse, pues su cometido ya está realizado y no tiene caso que el hechizo persista.

Dentro de las formas de eliminar los restos de los hechizos y de su finalización que observamos en nuestra guía, nos resta ver la eliminación y/o disposición por fuego y una reseña de la eliminación versus la  conservación de los elementos utilizados en los rituales para el fin que se pretenda.

ELIMINACIÓN POR FUEGO:
Aunque se podría argumentar que la quema ritual de velas y polvos de incienso y sahumerios constituyen de por sí un ritual en el fuego, en realidad es solo un parte del mismo en el que o bien se lo utiliza para representar al elemento fuego como fuerza simbólica o se lo usa para quemar papeles, documentos o fotografías.
Debido a que tales hechizos son muy a menudo con la intención de dañar a la víctima, cuyo nombre o imagen se está quemado, en estos casos no se utiliza el fuego como un lugar para el despliegue, disposición o finalización, (como la tierra o el agua corriente que ya hemos visto) sino como una forma simbólica de la tortura, similar al agregado a una muñeca de alfileres y agujas.

El fuego puede ser utilizado para deshacerse de los restos de los hechizos, pero en términos generales, los rituales para cosas positivas, ya sea para uno mismo o para terceros, no se concluyen eliminando las cosas por vía del fuego, sólo en algunos hechizos específicos que estén muy bien realizados, seguros de su efecto o para aquellos que ya se han cumplido, han sido exitosos y se desea eliminarlo porque su poder ya no tiene más efecto.

Por lo general el fuego, especialmente una fogata al aire libre, se considera un vehículo soberano para la eliminación de los restos peligrosos de un hechizo enemigo que alguien ha efectuado para ti o para un cliente. Un regalo recibido del cual tengas sospechas de que podría haber sido fijado de calamidad o una carta que sospechas que pueda estar  vestida con polvos coercitivos son los principales candidatos para la eliminación por el fuego. Es decir, el fuego es buen vehículo para deshacerse o romper un trabajo.
Es muy común en trabajos en donde se trata de despegarse de la mala suerte o de descruzar un trabajo, ya sea para sí o para un tercero, buscar en la casa de la persona cualquier cosa oculta, ya sea que esté enterrada, puesta en un árbol, o dentro de la misma casa, y proceder a eliminarla por fuego sin que sea tocada por mano humana alguna. Si explota mientras se quema, esto es visto como un signo altamente satisfactorio de que la mala suerte o el ritual para maldecir se han eliminado correctamente y enviados de vuelta a su creador.

La eliminación de un documento de petición en el fuego después de la quema de una vela es una antigua práctica tradicional y puede haber entrado en la magia afroamericana a través del contacto con la magia popular china, donde es un acto ritual esencial, donde el documento se quema además instantes antes de que la vela se extinga completamente.
Muchos de los rituales para pedidos se realizan escribiendo o grabando la vela, de esta forma ya se quema de por sí, además de una carta o nota de pedido que también se quemará. Estos restos, sobre todo las cenizas, se llevan luego en bolsitas con otras hierbas y polvos para potenciar la intención del hechizo.
Con la llegada de nuevas tecnologías, las velas presentan muchas formas y tamaños, utilizándose frecuentemente las que vienen recubiertas por un celofán o incluso en un propio envase de vidrio. Estas velas no pueden grabarse y la quema del papel o carta de intención es el único paso posible de hacer.
Los rituales para los que el fuego se utiliza, incluyen muchas veces lecturas, tanto de las formas de cenizas, carbones, maderas o brasas resultantes, como la lectura de la cera de las velas, el humo que desprenden e incluso las señales que quedan en aquellas que vienen envasadas en vidrio.
De todos modos, no todos los rituales para peticiones deben quemarse, independientemente del fuego que se encienda o las velas que se quemen dentro del hechizo, ya que muchas veces el papel se conserva para peticiones futuras, para continuar un ritual de varios días o etapas o hay que llevar la petición encima, sea en la ropa, una bolsita o incluso dentro del zapato.

Por lo tanto podemos concluir que la disposición en fuego de un ritual se hace para causar daño a alguien, para eliminar objetos y trabajos encontrados contra uno o terceros, como purificador y liberador, para quemar peticiones propias o de terceros (sean positivas o negativas) y por último para quemar completamente todo un paquete ritual que ya ha cumplido su cometido y no se necesita más. Esto es importante es muchos rituales, el hechizo inicial debe finalizarse por fuego para romper todo vínculo, ya que el cometido se cumplió y una forma de agradecer, si se quiere, es destruyendo el rito original, pues se termina tornando de mala suerte si no se hace. Por ejemplo en un ritual para ganar la lotería, si esta se gana, debe quemarse el hechizo original, ya que se volverá de mala fortuna no hacerlo y el dinero desaparecerá tan rápido como llegó.
No obstante, casi todos los rituales para finalizarse con fuego, lo especifican claramente entre sus reglas o pasos.

ELIMINACIÓN VERSUS ALMACENAMIENTO DE LOS SUMINISTROS:
Muchas personas prefieren disponer de lo no utilizado o material sobrante de un ritual, y eliminarlo, ya que fue adquirido específicamente para un hechizo en particular y consideran que no debe usarse para otro.
Esto es una concepción personal y no influye demasiado en los resultados que se tengan o no en un hechizo para lo que sea.
Muchas otras personas en cambio, guardan todo lo que sobra seguramente porque lo utilizarán nuevamente en otras preparaciones. Cuando decimos “guardar los restos” nos referimos al material sobrante pero intacto, por ejemplo si utilizamos unas gotas de agua bendita o un platillo con canela, podemos guardarla nuevamente así como conservamos el resto del agua bendita que no utilizamos.

Para guardar los elementos o ingredientes se requiere de un lugar seco y fresco y si se trata de aceites lo ideal a estas condiciones es que además sea bien oscuro, como un armario.
Los polvos, inciensos, sales de baño espirituales, lavados, y artículos de limpieza, hierbas secas mágicas y raíces deben guardarse en recipientes herméticos, preferentemente de vidrio.
Si los elementos e compran en tiendas esotéricas, es útil guardarlas descripciones de los productos,  que se pueden recortar de los embalajes originales y pegar a los frascos, para tener siempre presente de qué se trata y en qué se utiliza, es muy conveniente tener perfectamente etiquetados los elementos.

Cuando se trata de mantener los objetos curiosos y suministros espirituales utilizados en los hechizos negativos o de coerción tales como revertir el mal, romper una relación amorosa o maldecir a un enemigo, muchas personas tienen miedo de que los ingredientes sean inherentemente tóxicos como para mantenerlos en el casa. Una pregunta frecuente es “¿Qué será de mí si toco los ingredientes sobrantes después de que terminé un trabajo de cruce contra un enemigo? ¿Obtendré condiciones de cruzado o maldecido yo mismo? Nada de eso. Los ingredientes no son muy tóxicos a menos que se trate de azufre o mercurio o ciertas hierbas, para los que se deberá tener un cuidado muy especial. Generalmente es más un tema de aprehensión y de prurito espiritual que otra cosa, ya que a mucha gente no le agrada por ejemplo, tener guardada en un armario tierra de cementerio, por caso.

Si se tiene la intención de continuar o renovar un hechizo de vez en cuando, o si desea ahorrar dinero por mantener dichos ingredientes para su posible uso en el futuro, les recomiendo que los almacenen en un contenedor que se cerrará con fuerza, y se guardé en un zona fresca y oscura de la casa. Esto no se hace porque los artículos sean dañinos físicamente, sino porque no es aconsejable dejar sueltas todas estas energías por el hogar. Si estamos haciendo un hechizo para la buena suerte no será bueno que haya diseminada por allí alguna hierba para causar un quiebra o desarraigo económico.
Este consejo va especialmente para aquellos que hacen trabajos regularmente, positivos y negativos, gente que se dedica a la magia de una forma permanente o semipermanente, para cuyo caso las cosas utilizadas se deben guardar bien, herméticas, ordenadas y seguras, ¡¡¿no querrán poner por error tierra de cementerio en los rituales para tener buena salud, verdad?!!

Si has terminado por completo el trabajo con una variedad determinada de suministros que perjudican y no quieres en tu propiedad en absoluto, es posible quitar cualquier material sobrante a través de la eliminación en un cruce o en un cementerio.
Después de lanzar un hechizo o poniendo energías negativas que han sido dirigidas contra un enemigo, es la costumbre limpiarse a uno mismo. Un baño de hisopo se recomienda y la utilización de sal gruesa. Mucha gente enciende dos pequeñas velas blancas vestidas con aceite de romero en el baño o una vela blanca de 7 días para una limpieza total de las energías circundantes.

Como epílogo a esta guía debemos decir que la magia ritual no es de manera alguna un juego, debe hacerse responsablemente y como siempre recomiendo y sostengo, sólo para fines positivos, buenas obras y alivio de las personas, ya que estoy convencida que el universo es un entramado de energías y que todo vuelve cíclicamente, a toda acción hay una reacción y las cosas tienen consecuencias.
Para aquellos que gustan de practicar las artes mágicas, deben conocer y estudiar, y fundamentalmente respetar todos los pasos de un ritual para que este sea efectivo y exitoso. Si queremos tener suerte con el dinero y hacemos un ritual para ello, y este debe enterrarse en la propia casa, tirarlo a la basura lógicamente no será un buen cierre y el hechizo no funcionará.
Mucha gente se queja o descreen de la magia porque sus hechizos no funcionan. Esto se debe básicamente a dos cosas: una es la no observación correcta de todos los pasos indicados, y segundo es la falta de fe y creencia en el mismo, se hace “por las dudas” “por si funciona” pero al no creerse cabalmente tengan por seguro que no funcionará.
Con estas simples premisas podrán realizar sus propios hechizos y rituales para mejorar en lo que deseen, no es necesario gastar inmensas sumas de dinero en alguien que haga el hechizo porque la mayoría de las personas no nacen con la bendición de la magia, esto queda para un muy reducido grupo de personas que heredan por generaciones ciertas virtudes. La mayoría de los “brujos” a los que concurre la gente son personas que han aprendido estas artes, estudiando y practicando, aunque en estos tiempos de necesidad han proliferado un sinnúmero de sinvergüenzas que sólo buscan aprovecharse.
Tú puedes ser tu propio “brujo”, debes creer en eso, entonces todo será posible, porque absolutamente todo en esta vida es posible si se cree lo suficiente.


 

 

 

Opt In Image
EL MAS COMPLETO LIBRO DE MAGIA BLANCA
El "Manual de los Maestros Hechiceros" ha sido creado por el Maestro Esteban Portela.
Comments
  1. Posted by Tiziana Prado
  2. Posted by Va
  3. Posted by Tiziana Prado
  4. Posted by maria alejandra
  5. Posted by Maria

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.