Romper brujerías y maldiciones – parte 2

Romper brujerías

Romper brujerías que estén afectando tu vida con tres métodos efectivos

Romper brujerías y trabajos de magia, así como maldiciones que hayan lanzado contra ti es posible de muchas maneras, con rituales específicos y hechizos que revierten y anulan los efectos dañinos que te están afectando en cualquier ámbito de tu vida.

Hoy veremos un segundo método que es muy sencillo de hacer de manera casera, sin ningún conocimiento previo de magia ni ciencias ocultas de ningún tipo.

Romper brujerías con los dos espejos mágicos
Qué vas a precisar para este ritual:
-Dos espejos pequeños o medianos iguales
-Una vela negra
-Una vela blanca
-Hilo, lana o cinta negra
-Un poco de sal gruesa
-Un poco de salvia o romero
-Una caja de madera, plástico o metal donde quepan los espejos

Procedimiento
Día para hacer el hechizo:
Puedes hacerlo cualquier día, siendo el martes y el sábado los días más favorables.
Fase de la luna: Cuarto menguante
Horario: Desde la medianoche 00:00 hasta las 03:00 am.

►Toma la vela negra y escribe en ella con algo afilado algo como “El daño que tengo” “el mal que me han hecho”, “la brujería en mi contra” “mi maldición” o una frase similar que tú consideres que representa lo que te sucede y está dañando tu vida.
Espolvorea la vela por abundante salvia o romero molido.
Coloca la vela en un soporte, un platillo o directamente sobre una mesa o el suelo, y enciéndela.
Ahora coloca los espejos enfrentados uno con el otro, con la vela en el medio, de modo que la luz de la vela se refleje en los dos espejos:

Romper brujerías
Es conveniente que los espejos sean dos trozos de vidrio exactamente iguales y mejor si no tienen ningún tipo de marco, solamente el vidrio. No importa si el espejo es de forma cuadrada o redonda, lo importante es que sean idénticos y sin rebordes o marcos irregulares, pues luego deberás unirlos uno contra el otro.
Si debes comprarlos, es los lugares donde venden vidrios no es un artículo para nada caro, pide dos trozos iguales.
Contempla unos minutos la luz de la llama reflejándose en una superficie y en la otra de los espejos. Si tú sabes de quién o de dónde viene la brujería que te han hecho y quieres regresarla, puedes más adelante escribir el nombre de esa persona en ambos espejos con un marcador indeleble. Eso solamente si quieres que el daño regrese a quien te lo ha enviado.
Si no deseas eso, si no quieres perjudicar a nadie más allá del pesar que te han causado, solo concéntrate en ver la llama en los espejos, mientras dices en voz alta:
“Todo mi mal, mi pesar, mi daño, mi desgracia, mi mala suerte se termina ahora, esta noche.
Aquí se queda encerrado y atrapado para siempre lo que ha sido enviado contra mí,
entre estos espejos que nunca verán jamás la luz.
Rompo ahora y para siempre el mal que ha sido puesto sobre mí.
Así sea.”

Deja que la vela negra se consuma y apague sola y tira los restos que queden a la basura.

Ahora vas a tallar tu nombre en la vela blanca y la vas a colocar en otra parte (no entre los espejos!) rodeada por un círculo de sal. Enciéndela.
Mientras la vela se va quemando, toma los dos espejos y júntalos uno contra el otro, de modo que queden las dos superficies reflectantes apretadas contra sí.
Toma la vela blanca con tu mano y con mucha paciencia y cuidado, sella todo el borde de los dos espejos para dejarlos completamente unidos y pegados con ese reborde de cera.
Regresa la vela al círculo de sal.
Deja secar la cera que has vertido en el borde de los espejos y toma luego la cinta, lana o hilo negro y envuelve como si fuera un ovillo los dos espejos unidos. No hace falta que queden totalmente cubiertos por la cinta, basta con que dé varias vueltas de manera desordenada alrededor de los espejos, como si fuese una tela de araña tejida sobre los mismo.

Una vez que la vela blanca se ha apagado, pon los espejos dentro de una caja donde quepan perfectamente.
Yo recomiendo una caja plástica o de vidrio, ya que deberás enterrarla y el plástico o el vidrio son extremadamente resistentes al paso del tiempo. Puedes utilizar una caja de madera o de metal, incluso de cartón, pero ten en cuenta que las inclemencias del tiempo, la lluvia, pueden dañar rápidamente el material.
Si la caja se daña, no pasa nada en tanto no se rompan los espejos, por eso es mejor una caja bien resistente. Digo una caja para que se entienda, pero puedes utilizar cualquier recipiente que pueda cerrarse, lo que tengas a mano disponible y los espejos quepan bien dentro del mismo. Pon los espejos en tu caja, cierra bien la tapa, si quieres puedes clavarla, atornillarla o ponerle un candado. No es un paso pedido por el ritual, pero si a ti te da cierta seguridad, hazlo.
Ahora deberás irte lejos de tu casa para enterrarlo. No es conveniente que lo entierres en un cementerio. Bastará un lugar alejado, tranquilo, como un bosque, una ladera de una montaña, un campo o campiña desierta, donde haya poco paso del hombre y la caja no corra el riesgo de ser encontrada, desenterrada, incluso si la erosión del terreno o el tiempo la dejase a la vista. Mientras más solitario y alejado sea el lugar, tanto mejor.
Cava, entierra y vuelve a tapar.
Vete del lugar sin mirar atrás.

El ritual está completo y con él habrás podido romper brujerías o trabajos de magia oscura que hayan enviado contra ti. Si estás viviendo una situación de este tipo, creo que este método es una excelente opción para que pongas manos a la obra de inmediato y te liberes definitivamente del mal que está complicando toda tu vida.


Opt In Image
Los VERDADEROS SECRETOS de la MAGIA VUDÚ
Y cómo Utilizar las Energías Ocultas para Lanzar Hechizos Ancestrales Efectivos Que Cambiarán Su Vida! Cuando Nada Más Funciona, EL VUDÚ Puede Ayudarte.

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.