Romper maldiciones y brujerías – parte 3

Romper maldiciones

Romper maldiciones y trabajos de magia que te están afectando con rituales caseros y efectivos

Para romper maldiciones, brujerías y cualquier tipo de magia oscura con que te estén trabajando, puedes utilizar muchos rituales y hechizos que por ser caseros y económicos, no dejan de ser tremendamente efectivos, y se llevarán cualquier cosa que esté afectando tu vida, ya sea en el amor, el trabajo, el dinero, situaciones familiares, la misma salud o todo ello junto, porque en ocasiones los trabajos son para que te vaya mal en todo realmente.
Con este ritual podrás eliminar el trabajo y no permitirás que vuelva a afectarte más.

Romper maldiciones con la caja negra
Qué vas a necesitar para este ritual:

-Un huevo de gallina de cualquier color
-Una caja con tapa de cualquier material de color negra (pintarla o forrarla si es necesario)
-Una vela negra
-Un poco de romero o salvia
-Una buena cantidad de sal gruesa
-Un trozo de paño, tela o tejido de color negro
-Un cuchillo, trozo de vidrio roto y cortante, o un trozo de metal afilado.
-Hilo, cinta o lana negra.

Procedimiento
Día para hacer el hechizo: Cualquier día de la semana
Fase de la luna: Cuarto menguante
Horario de inicio del ritual: Desde la medianoche hasta poco antes de la salida del sol

Toma la vela y talla en ella con algo afilado las palabras “libre de todo daño”.
Unta le vela con un poco de aceite de cualquier tipo y espolvorea o hazla rodar sobre una buena cantidad de romero o salvia seca.
Enciende la vela.
Ahora vas a desnudarte, desde ya que debes hacer esto en un lugar tranquilo sin que nadie pueda interrumpirte, y pasa todo el huevo por tu cuerpo, comenzando por los pies, de manera muy similar a como se hace la clásica limpia con huevo.
Mientras frotas el huevo por todo tu cuerpo, concéntrate en sentir como todo mal, toda cosa fea y oscura sale de ti y se mete en el huevo quedando atrapada allí.
Deja el huevo junto a la vela hasta que ésta se consuma y apague sola.

Una vez que la vela se apagó, toma la caja negra. Esta caja debe ser negra, por lo que seguramente deberás pintarla o al menos forrarla con algún papel negro. Yo recomiendo que la pintes o fíjate de conseguir alguna caja que ya venga de ese color, que por supuesto existen.
Toma el paño de tela, que debe ser más o menos grande y forra la caja por dentro,, de manera similar a cuando colocas una bolsa de basura o residuos en un cubo, cubriendo todo el interior pero dejando parte hacia a fuera para poder cerrarla.
Si no tienes paño o tela negra, utiliza en última instancia una bolsa de residuos plática negra.
Coloca ahora sal gruesa aproximadamente hasta la mitad de la caja.
Pon ahora el huevo sobre la sal en el centro de la caja.
Cubre hasta arriba con el resto de sal.
Toma el paño sobrante y  ciérralo como un paquete o envoltorio. No hace falta que lo ates o anudes, simplemente coloca el paño dentro de la caja tapando la parte superior.
Ahora pon la tapa de la caja.

Sobre la caja ya tapada, coloca el cuchillo o trozo de vidrio roto y filoso o un elemento cortante.
Ahora toma la cinta, lana o hilo negro y ata bien la caja dando unas cuantas vueltas, de modo que el cuchillo quede bien apretado contra la tapa.
Termina de atar haciendo tres nudos bien fuertes, y en el último nudo dices:
“Todo el mal se ha ido. Está aquí dentro y nunca saldrá pues será cortado y aniquilado. Soy libre ahora de todo mal. Así es y así será. Gracias porque está hecho.”
Vete a dormir y pon la caja cerca de ti, ya sea en una mesa de noche, al costado o debajo de la cama. Es probable que tengas sueños feos o pesadillas esa noche, no debes tener miedo, es parte de la limpieza final.
Al día siguiente ya con la luz del día, deberás ir a enterrar esta caja tan lejos como puedas y tan profundo como puedas.
Cuando la entierres, repite otra vez el conjuro que dijiste al terminar el ritual.
Vete de allí sin mirar atrás y en lo posible, sin pisar por allí otra vez.
Si la caja se rompiese o degradase con el tiempo, el secreto de este hechizo está en el cuchillo o elemento cortante, que cortará todo el maleficio aún si el huevo se rompe, por lo tanto recuerda poner algo bien afilado allí sobre la tapa de tu caja.

Con este tercer hechizo de la saga de romper maldiciones tienes una excelente manera de quitarte cualquier trabajo de brujería que tengas encima, puedes hacer este u otro de la saga o cualquiera de los muchos que ya he publicado, pero en lo posible es recomendable hacer uno solo, al menos por un año debes tratar de no hacer otro o repetir el mismo. De modo que cuando quieras romper maldiciones, busca un ritual que realmente te apasione y te interese. No hagas nada simplemente “por hacer”. Busca uno que cuando lo leas sepas de inmediato que es el tuyo, porque los hechizos en realidad, nos eligen a nosotros. ¡Manos a la obra y mucha suerte!!


Comments
  1. Posted by Jose
  2. Posted by Gicela Iparrea gomez

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.