Una limpieza energética para todo el año

Una limpieza energética para todo el año

Una limpieza energética para todo el año

Una limpieza energética que hacemos una vez y nos dura muchos meses

Una limpieza energética podemos hacerla en cualquier momento, pero esta que veremos hoy es ideal para el tiempo de vacaciones. Este tiempo de descanso es de por sí una limpieza energética, pero la profundizaremos con un sencillo ritual.

Para hacer una limpieza energética como ésta, vamos a necesitar muy poco: Sólo una piedra y un marcador.
Ya sea que nos vayamos de vacaciones o tomemos un simple día de descanso fuera de nuestro lugar habitual, lo importante es que te busques una piedra de buen tamaño, bastante más grande que tu mano o lo que puedas manipular de tamaño.
En cualquier lugar prácticamente encontramos piedras, de modo que esto no supone ninguna dificultad. La piedra que elijas para hacer una limpieza energética deberá ser vistosa, que atraiga tu atención, que se destaque de las otras. Si es posible, en color claro, blanca es ideal, pero cualquiera servirá.
Una buena idea es tomar una buena piedra que esté sumergida en un río, o tal vez en un bosque o montaña no muy transitada.

Te llevas la piedra a tu casa o donde estés alojado en ese momento. Con un martillo o con otra piedra, la vas a golpear de manera que se desprenda un trozo, no muy grande, de la piedra original.
Tomas el trozo grande y escribes tus iniciales y tu fecha de nacimiento con un marcador o rotulador permanente. Colocas ambos trozos debajo de tu cama, toda la noche.
Al día siguiente, tomas el pedazo escrito y lo vuelves a llevar al lugar donde la tomaste y la dejas allí diciendo o simplemente pensando lo siguiente:
“Aquí has estado largo tiempo, recibiendo la energía de todas las cosas naturales. Ahora yo estoy en ti y tú serás mi fuente, mi poder, mi fuerza. El esplendor que tú recibas me lo pasarás a mí. Gracias piedra. Así será.”
Tomas la piedra pequeña y la llevas contigo, la colocas en algún lugar visible de tu casa, diciendo o pensando estas palabras:
“Tú recibes todo lo bueno de ti misma, desde allá lejos, sin obstáculos. Serás mi fuente, mi poder, mi fuerza. Cuando yo te tenga entre mis manos, lo oscuro se irá, lo claro y luminoso me invadirá. Gracias piedra. Así será.”

No importa de dónde has conseguido la piedra, ya sea en un río, cuyas aguas la limpiarán y recargaran permanentemente, o quizá un bello bosque en donde dejaste la piedra, semi oculta, con lo escrito hacia abajo, en un espacio donde nadie pueda tocarla, moverla o se interese por ella. El sol, la lluvia, el viento, los sonidos de la naturaleza, todo ello recibirá la piedra y como bien nos ha enseñado la mecánica cuántica, un fotón responderá por siempre al estado de otro fotón con el que haya estado en contacto. Este fenómeno, llamado “entrelazamiento cuántico” es permanente, y aunque la piedra se parta en mil pedazos, lo que sienta y viva una parte de ella, lo sentirán y vivirán las demás partes, por tanto tu pequeña piedra recibirá Una limpieza energética constante de sol, lluvia, viento y tú tomarás y te beneficiarás de todo ello cuando lo necesites.

Este ritual para Una limpieza energética es verdaderamente muy sencillo y te asombrará lo que sentirás cada vez que tengas en tus manos tu trozo de piedra. Los invito a hacerlo porque es muy fácil, sin ningún costo y es Una limpieza energética realmente eficaz por mucho tiempo!


Comments
  1. Posted by Freddy Salas

Dejame tus Comentarios

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.