El poder de las piedras: El Ágata.


El poder de las piedras de ágata

El poder de las piedras de ágata

El poder de las piedras de ágata ha sido considerada desde tiempos inmemoriales como la más apreciada de las calcedonias, no sólo por su belleza sino también por sus poderes mágicos: protegía de la adversidad, los venenos y propiciaba los encuentros amorosos. Tiene efectos generosos sobre el ambiente por su capacidad para limpiar y recobrar la energía.  A nivel terapéutico, estimula el sentido del oído, protege de infecciones, calma el dolor de estómago y evita las náuseas.

El ágata, en general, está compuesta por infinidad de partículas cristalinas que en realidad no son cristales en sí mismo, sino por los llamados criptocristales. El ágata pertenece a la familia de los cuarzos. Está relacionada con los planetas Neptuno, Urano y Plutón, llevando afinidad con los signos de Aries, Leo, Virgo y Capricornio y se encuentran ampliamente relacionadas con el chakra corona y el chakra sacral.
El poder de las piedras  de ágata lo encontramos en sus amplias variedades entre las cuales podemos destacar:

Ágata azul: Posee un azul profundo a veces combinado con estrías blancas. Este cristal es indicado para problemas relacionados con la garganta. Así por ejemplo nos puede ayudar a realizar una ponencia o examen oral. Por supuesto que como nos permite expresarnos correctamente, también nos puede ayudar a superar la timidez y a hablar con más elocuencia y firmeza. También nos permite tener diálogos internos constructivos, donde el poder de las piedras de ágata azul nos permite descansar la mente con diálogos positivos y relajados.

Ágata musgosa: Posee una coloración gris, cristalina o incolora, con algunos destellos verdes con color similar al musgo. Es considerada benéfica y neutral para todo aquello que tenga relación con la tierra y con la agricultura y tiene una escasa capacidad vibratoria. Se la suele denominar “cuarzo dendrítico”. El poder de las piedras de ágata musgosa ayuda a la protección de los órganos sexuales, aporta energía limpiando y purificándola y regula la correcta producción de adrenalina.

Ágata fuego o ágata naranja: Posee una intensa capacidad vibratoria y gran irradiación de energía. Se la relaciona al chakra corona y al chakra entrecejo. imprime energía sexual y ayuda a sanar la diabetes. El poder de las piedras de ágata naranja nos ayuda a desarrollar nuestro poder espiritual en contacto con la mente. Esto significa que su energía nos permite limpiar bloqueos mentales, abriéndonos a la verdadera inteligencia espiritual y emocional. Es muy recomendada para estudiantes o personas que  tengan trabajos relacionados a lo intelectual. Este cristal se puede utilizar en la meditación ya que la hará más nítidas y esclarecedoras.

Ágata blanca: son buenas para calmar dolencias relacionadas con el estómago y el intestino delgado, las gastritis y la inflamación abdominal. Es un potente armonizador de órganos del aparato digestivo, tales como el hígado, páncreas, vesícula biliar y diafragma. El poder de las piedras de ágata blanca está indicado para personas temerosas, que padecen angustia emocional, pérdida de autoestima,  y que los invaden sensaciones de tristeza, enojo, nostalgia, depresión y para caracteres melancólicos. Se recomienda para las personas que tienen que recuperar las ganas de vivir y las ilusiones. Provoca un notorio aumento en la percepción tanto de la propia espiritualidad como la de los demás, por lo cual se la utiliza como delimitador energético, fortaleciendo la comprensión de las experiencias vitales y a usarlas en beneficio propio. El poder de las piedras de ágata naranja es altamente recomendado para superar el pasado y curar nuestras heridas emocionales.

(Visited 880 times, 1 visits today)
¿Te ha gustado este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(1 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…
Opt In Image
EL MAS COMPLETO LIBRO DE MAGIA BLANCA
El
libro de hechizos faciles