La herradura de la suerte


La herradura de la suerte es uno de los amuletos para la fortuna  más populares en el mundo, con una muy antigua tradición no solo de brindar buena suerte a quien la posee, sino como un talismán eficaz contra los espíritus malignos y las energía negativas.

Existen numerosas interpretaciones acerca del material de la herradura de la suerte, de la posición en que debe ser colocada y muchísimos mitos acerca de sus orígenes, beneficios y formas de utilizarla, que develaremos en este artículo

El amuleto de la herradura de la suerte

La importancia del hierro como símbolo

El hierro se considera simbólicamente inferior a otros metales en cuanto a su valor monetario, pero es un símbolo de fortaleza y obstinación, siendo a  la vez un instrumento del bien y del mal.

El hierro protege tradicionalmente contra las influencias dañinas, y por esta cualidad mágica, los anillos, colgantes y amuletos se forjaban en este material, e incluso a menudo se recomendaba llevar clavos de hierros para tener suerte y protección.

Pero al mismo tiempo, el hierro se asocia a las armas y, en consecuencia, a la guerra y la muerte. Este metal básico está conectado a Marte, el dios de la guerra, y el color rojo de su óxido se parece al de la sangre.

En la antigua China el metal de hierro se consideraba un símbolo de fuerza y, a menudo, se colocaban figuras de hierro en las orillas de los ríos, porque pensaban que eso alejaría a los dragones que venían del mar.

El hierro es el protector de los cultivos y un símbolo de fertilidad entre los Wachaga o Chaga, un grupo étnico de Tanzania que vive en las laderas del Monte Kilimanjaro. Las mujeres usan collares y brazaletes de hierro porque promueven la fertilidad y curan a los niños enfermos.

Tradicionalmente, la herradura debe ser de hierro, pero con el advenimiento de la era industrial, se comenzaron a fabricar de metales y aleaciones más duraderos, como el acero y existe toda una discusión acerca de si tienen el mismo efecto que las nuevas herraduras no sean de hierro, o si solo basta con la forma de la herradura, sin importar su material.

50 amuletos de la suerte que puedes usar
La herradura de la suerteLos amuletos y talismanes de la suerte son objetos deseados por todo el mundo desde tiempos inmemoriales, para tener protección y buena fortuna, así como prosperidad material y felicidad, y aquí encontrarás 50 amuletos que puedes utilizar para llamar ala buena fortuna a tu lado:

los 50 mejores amuletos de la suerte

El amuleto de la herradura y sus orígenes

Si bien la herradura es uno de los artículos más populares de la suerte, las razones y orígenes de su poder benéfico difieren de cultura en cultura y de país en país.

En Turquía, por ejemplo, su poder reside en que tiene forma de media luna, que es el símbolo del país y de la diosa Isis, mientras que en China la herradura tiene similitud con el cuerpo sinuoso de la serpiente sagrada Nagendra.

Con la llegada del Cristianismo, pese a ser un objeto pagano, mucho asociaron sus poderes de fortuna a que tiene forma de letra “C” como Cristo.

También es muy sugerente la leyenda de Saint Dunstán, obispo de Canterbury alrededor del año 1000, que muchos toman como el verdadero origen y nacimiento de la herradura como amuleto de la suerte:

San Dunstán, antes de convertirse en un hombre de la iglesia, practicó la profesión de herrero; la historia dice que él era tan hábil, que incluso el Diablo quería que su caballo fuera herrado por él, pero el santo, al reconocer al demonio, lo encadenó y clavó la herradura en los cascos del diablo, causándole un gran sufrimiento.

Clamando por ser liberado, el demonio prometió que no entraría jamás en las casas donde se haya colgado una herradura.

Otros posibles orígenes de la herradura como amuleto de la suerte

Algunos, atribuyen a los orígenes de la herradura como amuleto afortunado a la antigua roma y sus conquistas militares, en donde los soldados marchaban a pie y solo los oficiales de rango iban a caballo.

Se cree que en un momento, un caballo perdió una herradura y para no lastimar su casco, un oficial detuvo la marcha, lo que significó un descanso para los agotados soldados y la herradura se convirtió en algo de suerte, pero también eran premiados quienes encontraran las herraduras perdidas, para proseguir la marcha y por lo tanto los soldados que las encontrasen eran muy afortunados.

En Irlanda, también, una leyenda cuenta que uno de los dioses paganos, durante un viaje, perdió una herradura que cayó en la isla Esmeralda (como se conoce a Irlanda), inundada por el mar, por lo que las aguas se detuvieron y la isla no se sumergió ya más.

La tradición de que la herradura es un amuleto de la suerte también se origina en los tiempos en los que las clases sociales eran muy específicas y los hombres se dividían en nobles  caballeros ricos y campesinos pobres.

Cuando un rico jinete perdía una herradura o se aflojaba, estaba obligado a detenerse para cambiarla o repararla y el campesino y el obrero pobre podían echarle una mano y así obtener algunas monedas a cambio de la ayuda prestada y de allí posiblemente viene la tradición de que la herradura se convierte en un amuleto de la suerte solo si se encuentra en la calle y luego se cuelga en la puerta principal.

¿Por qué la herradura trae suerte?

La herradura trae suerte, pero también protección contra el mal, muy especialmente contra el mal de ojo.

La suerte ya vimos que está dada por la tradición antigua, relacionada al hierro, al caballo, que es un animal con una carga mágica y un símbolo de fuerza y ​​vitalidad y a los herreros que ganaban dinero con ello, por lo tanto se asocia la herradura a la entrada de dinero a la casa del poseedor, a sus bolsillos o a sus manos.

Al ser de hierro, con su forma de luna creciente y de imán, atraen la buena fortuna y repelen las energías malignas y negativas, ya que se cree que este metal le confiere sus poderes protectores, y que colgada en la parte superior de la puerta principal, elimina el mal de ojo y destruye el aura negativa de los visitantes que cruzan el umbral.

Los marineros a menudo clavan una herradura en el mástil principal de su barco, porque creen que es un talismán que los protege contra las tormentas. Debido al hecho de que el hierro y el casco del caballo se unen con la madre tierra, haciendo que el caballo y el jinete se mantengan estables, los navegantes  creen que es de buena suerte y que el barco se volverá más más sólido, estable  y seguro.

Otra creencia sobre los poderes de la herradura, es que su fuerza de repeler el mal deriva de su forma, similar al aparato genital femenino.
En la antigüedad se creía ampliamente que los símbolos relacionados con la sexualidad femenina podían distraer a los espíritus malignos.

La prueba se encuentra en algunas puertas de las iglesias construidas en la Edad Media, en las que había bajorrelieves que representan el órgano genital de una mujer, de modo que los demonios distraídos por esto, no entrasen por ellas.

¡Utiliza amuletos con formas de animales para la buena suerte!
La herradura de la suerteLos animales se han asociado desde siempre al espítitu humano y desde luego que pueden favorecer la protección y la buena suerte en tu vida de diferenets maneras, según qué animal elijas para que te acompañe y en este artículo encontrarás seguramente el tuyo:

Amuletos de animales para la buena suerte

¿Cómo debe colgarse la herradura de la suerte?

Existen tres corrientes de pensamiento para colgar una herradura. Ambas coinciden en que debe estar sobre la puerta principal de la casa o estancia en que se encuentre (por ejemplo, un granero, un comercio, un taller de trabajo), pero difieren en la forma de colgarla:

Un grupo sostiene que puede colgarse de las dos maneras, ya que brinda surte y protección de ambas formas.

Un segundo grupo, mayoritario, es partidario de colocar la herradura sólo con las puntas hacia arriba, pues de esta manera  hace de contenedor. Llega la prosperidad, la abundancia, la felicidad, la protección, y se queda almacenada allí en el cuenco de la herradura.

También, porque el mal, una entidad maligna o negativa, no puede escapar del cuenco, no puede alcanzar la parte superior libre y está destinada a permanecer atrapada allí dentro, corriendo de un lugar a otro entre los hierros sin encontrar nunca la salida.

El tercer grupo sostiene que es mejor colgarla con las puntas hacia abajo, ya que los hierros destruyen las energías negativas que pasan debajo del portal, a la vez que con su fuerza de imán hacen “descender” la buena fortuna de manera rápida sobre la casa o el propietario de la herradura.

Podemos decir entonces qué:

  • Coloca la herradura con las puntas hacia arriba si quieres tener más protección contra el mal, antes que buena suerte, pero también logrando así que la buena fortuna llegue y se quede almacenada allí. Combates las energías malignas, el mal de ojo, al tiempo que acumulas buena surte, prosperidad y abundancia. Es tal vez un efecto de suerte menos rápida, pero más estable y duradera.
  • Coloca la herradura con las puntas hacia abajo si deseas efectos más rápidos, si quieres golpes de buena suerte rápidos, dinero inesperado, buena suerte en el azar y si quieres eliminar energías negativas de manera más directa, cuando atraviesen el umbral. Es un efecto más inmediato pero de menor duración.
  • En cualquiera de los casos, las herraduras siempre deben clavarse, no solamente colgarse, porque si la herradura se invirtiera o girara, la buena suerte escaparía así como también las malas energías acumuladas y presas allí dentro.
    Si la herradura está colocada con las puntas hacia abajo, también debe clavarse y no moverse, pues la suerte se iría y llegarían las desgracias.

Personalmente, adhiero a la creencia de colocar la herradura como contenedor, con las puntas hacia arriba, ya que es la versión más difundida, la que mayores adeptos tiene en el mundo a lo largo de la historia, y no son pocos los que creen que colocarla hacia abajo en realidad es de muy mala suerte, porque los flujos se invierten y atraen las fuerzas oscuras.

Una gran mayoría de personas parece creer que las puntas deben girarse rigurosamente hacia arriba, convirtiéndose así en antenas que absorben la energía cósmica.

A veces puede colocarse horizontalmente para formar una C, la C de Cristo, como protección en el campo religioso y espiritual y también en referencia a la luna y sus tan mentados pdoeres mágicos y místicos.

¿Debe ser encontrada la herradura de la suerte?

Para traer realmente suerte, se cree que la herradura se debe encontrar en la calle y luego colgarse en la puerta principal.

Sin embargo, las tradiciones difieren tanto en este punto como en si deben ser nuevas o usadas, encontradas o compradas, y si se pueden tocar.

Un grupo minoritario cree, que cualquier efecto beneficioso o perjudicial solo puede afectar al propietario de la herradura y no a la persona que la cuelga en la puerta. Entonces, si una herradura es robada, o simplemente encontrada, será el propietario original, no la persona que lo encontró o lo robó, quien reciba buena o mala suerte.

Otro grupo, que es la mayoría, sostiene que la herradura se debe encontrar por casualidad para ser efectiva y que quien la encuentre es en verdad quien pasa a ser el beneficiario de sus propiedades.

El amuleto de la mano de Fátima
La herradura de la suerteUno de los amuletos más reconocidos en todo el mundo para la protección y la buena suerte, es la Mano de Fátima, y en este artículo encontrarás toda la información que necesitas sobre este místico talismán mágico:

El amuleto de la Mano de Fátima

En los tiempos modernos, no importa que la herradura no sea de hierro puro, puede ser de otra aleación de metales como el acero, pero sin dudas que debe encontrarse por casualidad, no debe ser robada ni tampoco tendrá efecto si es regalada.

Existe la excepción en algunos países, como Italia, especialmente en la zona de Nápoles, en donde suelen ser regaladas cuando alguien adquiere una casa nueva para que tenga fortuna y protección, sobre todo contra el mal de ojo o “Jettatore” como se le conoce allí.

Tampoco sirve si es de plástico, madera, cerámica u otro material que no sirva para la función elemental de la herradura, que es cuidar los vasos del caballo, sus pezuñas.

Puede colgarse dentro o fuera de la casa. Antiguamente se colocaba fuera, pero en los tiempos modernos, en donde los amigos de lo ajeno abundan, es posible que la roben fácilmente.

Puedes colgarla fuera si hay seguridad de que no la roben, pero colgada dentro de la casa, la herradura de la suerte tendrá el mismo potencial de fortuna y protección y será un excelente talismán mágico para tu hogar.

(Visited 770 times, 1 visits today)
¿Te ha gustado este artículo?
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
(2 votos, promedio: 5,00 sobre 5)
Cargando…
libro de hechizos faciles

Comments
  1. Posted by Tiziana Prado
  2. Posted by Tamara

Dejame tus Comentarios